Clan Sancho: vuelven a postergar el juicio al narco al que se le caían las avionetas

Ya tiene fecha el juicio al clan Sancho

Ya tiene fecha el juicio al clan Sancho. Crédito: Ministerio de Seguridad.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de San Martín volvió a postergar esta semana el juicio oral contra Gustavo Sancho, su familia y otros miembros de su banda por lo que, según el fallo al que accedió Encripdata, el debate recién comenzará, si no mediara una tercera suspensión, el 9 de agosto.

El tribunal también ordenó prorrogar por seis meses la prisión preventiva del jefe del clan, sus hijos Alan, Franco, Ayrton y sus socios Gustavo Rodríguez y Pablo Calandria. La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal convalidó la extensión de la medida coercitiva.

Algunos de ellos, de todas maneras, están bajo prisión domiciliaria en la zona oeste del conurbano bonaerense. Y según denunció el financista narco «arrepentido», Diego Xavier Guastini, asesinado el 28 de octubre de 2019 en Quilmes, Sancho habría vuelto a organizar el tráfico de drogas, esta vez desde la cárcel, a partir de que sus hijos recibieron el beneficio para regresar a sus casas con monitoreo a través de una tobillera electrónica.

Esa es una investigación en curso.

Pero por lo que Sancho está preso desde hace más de tres años es por la caída, una tras otra, de avionetas con cocaína que la jueza federal Sandra Arroyo Salgado y el fiscal Federico Domínguez pudieron vincularlas con su «asociación ilícita».

Una avioneta que se esfumó el 25 de agosto de 2015 de una estancia de Itapúa antes de que la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de Paraguay pudiera bloquearle el despegue, pero que dejó a su paso por una pista clandestina de aterrizaje 372 kilos de cocaína en ocho bolsas de arpillera y, lo más importante de todo, una camioneta en el lugar con GPS con track points que llevaron a los investigadores a un campo de General Belgrano, provincia de Buenos Aires, propiedad de Gustavo Rodríguez.

Un Cessna 210 Centurión que se estrelló el 11 de julio de 2016 en Colonia Margarita, provincia de Entre Ríos, que también tenía un GPS configurado en idioma portugués y, otra vez, con track points en la estancia de Rodríguez, que por eso espera el juicio con Sancho.

Otro Cessna 210 Centurión con 396 kilos de cocaína en once bolsas de arpillera estacionado el 9 de septiembre de 2016 en Las Maricelas, Yasy Kañy, Paraguay, conducido por el brasileño Heitor Antonio Machado, que no era otro que el piloto preferido de Sancho.

Un tercer Cessna 210 Centurión que se cayó el 14 de diciembre de 2016 en los alrededores de un campo de San Jorge.

Finalmente, el 14 de noviembre de 2017, la jueza Arroyo Salgado ordenó las detenciones por lo que el clan Sancho no pudo volar más.