«12% para Morón»: el documento que complica a los últimos prófugos de «Carbón Blanco»

"Carbón Blanco": se entregaron Gabriel Morón y Gladys Peregal

"Carbón Blanco": se entregaron Morón y Peregal. Crédito: Encripdata.

Hubo un tiempo en el que Gabriel José Morón y Gladys Peregal disfrutaban del supuesto éxito de sus empresas: Kelmer SA, dedicada a la compraventa de productos médicos descartables, y Aydin SA, para la explotación de inmuebles. Pero ese tiempo se acabó.

En una investigación sin prisa pero sin pausa, el fiscal general de Chaco Federico Carniel reunió las pruebas suficientes para que el juez federal Miguel Aranda los procesara el 3 de diciembre con embargos de 425 millones de pesos y prisión preventiva por lavar activos ni más ni menos que de «Carbón Blanco». El magistrado incluyó al hijo de la pareja, Ariel Morón, con embargo de 215 millones pero sin orden de arresto. Sus cómplices se fueron entregando, pero ellos llevan ya 69 días prófugos.

En la causa contra la familia Morón hay de todo: por ejemplo, un correo electrónico en el que Carlos Salvatore, el argentino que más cocaína traficó a Europa, le ordenó a la encargada de su restaurante que le transfiriera 60 mil dólares a Morón a su cuenta en el Bank Leumi, Estados Unidos, aunque hasta el día de hoy, asesorado por su abogado, el acusado negó haberlos recibido.

Pero tal vez lo que más complicó a los Morón fue un documento del 25 de febrero de 2006, al que accedió Encripdata, en el que Salvatore, «cerebro» de «Carbón Blanco», puso por escrito el reparto de 444 mil euros. A él le correspondía el 34%; a Patricio Gorosito, presidente del Real Arroyo Seco, y Héctor Roberto, el tesorero del club, el 32%; a Roberto Miguel Casares, el 22%; y a Morón, el 12%. Según la División Narcotráfico 2 de la Hidrovía de la AFIP, esos euros eran las ganancias de 24 kilos de cocaína «coronados» en Europa.

El papel de Salvatore que complica a Morón. Crédito: Encripdata.

En otro mail, Salvatore le hizo otro pedido a la encargada de su restaurante: «Te pongo sobre aviso sobre aquello que hoy te comenté rápido por teléfono: el señor Gorosito y Héctor pasarán hoy por Kasso o por Katrine a comer, obviamente no le cobrarán lo que consuman, pero a las 14 horas prometieron estar por ahí. Simplemente buscalos, que coman tranquilos y promediando o cuando te parezca, les entregas dos presentes de mi parte en bolsas acondicionadas a tal efecto: en una pones los pesos y en otra los dólares más una botella de vino o champagne«.

Si hubiera «coronado» los 4806 kilos de cocaína secuestrados en las operaciones de «Carbón Blanco», «Pera Blanca» y «Operativo Trabajo» en la Argentina, España y Portugal, Salvatore habría ganado 156 millones de euros, según el cálculo del fiscal Carniel. Al valor de hoy: 15.897 millones de pesos. Pero esos solo fueron seis golpes a su banda entre 2005 y 2012. En el medio consiguió traficar toneladas. No por nada vivía en uno de los barrios más lindos de Buenos Aires. Pero el narco fue arrestado en 2012 y condenado en 2015 a 21 años de prisión. Murió en 2018. Su casona ahora está en remate por 2 millones de dólares.

En el juicio por «Carbón Blanco», Gorosito, Roberto y Casares, los que figuraban en el documento donde Salvatore reveló los porcentajes del reparto del dinero, fueron sentenciados a 19, 17 y 8 años, respectivamente. Gorosito falleció en 2018. Faltaba Morón.

En el juicio por lavado de activos, el tribunal condenó a su viuda Silvia Susana Vallés Paradiso y su suegro Santiago Vallés Ferrer a 7 años de prisión y a su socio Ricardo Gassan Saba a 9 años y decomisó 115 cuentas bancarias, 81 inmuebles, 25 autos, 69.642 pesos, 74.571 dólares y 8.145 euros.

Ahora, en otro tramo de la investigación por lavado, el juez Aranda y el fiscal Carniel procesaron a Sergio Daniel Salomone, la pareja Analía Viviana Tejero, Eduardo Antonio Macri, Leopoldo Daniel Carrena y la familia Morón.

Pero Morón y Peregal resistieron ya 69 días sin entregarse. Incluso, como reveló Encripdata el 3 de febrero, la mujer, de 58 años, dejó de ir a las sesiones de quimioterapia para tratar el linfoma B linfocitico de células pequeñas que padece. Por eso, su abogado le propuso al magistrado la posibilidad de que deban presentarse periódicamente ante el juez, la prohibición de salir del país, la retención de los pasaportes, la prestación de una caución real o la vigilancia mediante un dispositivo electrónico con tal de que no sean detenidos.

En la presentación, a la que tuvo acceso Encripdata, el letrado además aprovechó la oportunidad para criticar los procesamientos por «indeterminados, arbitrarios y hasta contradictorios». Y reiteró la historia del supuesto éxito de las empresas de los Morón, con las que realizaron operaciones de compraventa de divisas: 4,5 millones de pesos en 2010, 6,8 millones en 2011, 5,6 millones en 2012, 8,8 millones en 2013, 12,2 millones en 2014 y 3,6 millones en 2015. Solo la compañía de insumos médicos les representaba actualmente, siempre según su historia, ventas por 17 millones de pesos por mes.

Pero las pruebas, por las que ya condenaron a narcos y lavadores, indican lo contrario. Y el tiempo ya no les juega a su favor.