Un abogado y un contador vinculados a la política irán a juicio por lavar activos de Segovia

A juicio los lavadores de Segovia

A juicio los testaferros de Segovia. Crédito: Centro de Información Judicial.

Luego de diez años de investigaciones, demoras e idas y vueltas, siete personas allegadas a Mario Segovia irán a juicio por lavar activos del llamado «rey de la efedrina» o intentar hacerlo. Entre ellos: un abogado que, a pesar de haber sido detenido fugazmente en 2008 por este caso, llegó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) durante la gestión de Ricardo Echegaray, para trabajar en la oficina regional de una de las ciudades más peligrosas de la Argentina por la penetración del narcotráfico: Orán, Salta; y un contador y amigo del expresidente de Boca, Daniel Angelici, integrante de la «mesa judicial» de Mauricio Macri durante su gobierno.

El juez federal de Campana, Adrián González Charvay, y el fiscal Sebastián Bringas determinaron que Roberto Martín Guerini, el de posterior llegada a la AFIP, como reveló el periodista Hugo Alconada Mon en La Nación, y Wilfredo Germán Scarpello, el de ascendencia en el PRO, administraron los bienes de Segovia en Rosario entre 2007 y 2008, tanto que intentaron que Sebastián Segovia, el primo del líder de la banda, y Delia Isabel Ulecia figuraran como dueños de un campo del «rey» valuado en 310 mil pesos (90 mil dólares), aunque la operación finalmente no se concretó, pero por motivos ajenos a los acusados.

En consecuencia, el magistrado, por pedido del fiscal, mandó a juicio por lavado de activos en grado de tentativa a Guerini y Scarpello como coautores y Segovia y Ulecia como partícipes necesarios.

Pero no solo eso: los investigadores descubrieron que Segovia recibió transferencias por 2,9 millones de pesos (966 mil dólares) de parte de los traficantes a los que les conseguía la efedrina. Entre los reportes de operaciones sospechosas (ROS) de la Unidad de Información Financiera (UIF) y Western Union, detectaron 143 envíos entre México y la Argentina. Por eso irán a juicio Emiliano Andrés Sánchez, Pablo Darío Rodríguez y Melisa Cecilia Montes

La lista de partícipes es extensa: los remitentes fueron José Andrés Anistro López, Sergio Iván Mireles Ramírez y Salvador de la Cruz Acuña y los destinatarios (además de los ya nombrados) Eduardo Rogelio Delgado, Nélida Inés Bravo, Ricardo Héctor Funes, Isabel Graciela Baneki, Carina Rosario Chepilla, Susana Noemí Gómez, Pascual Mario Molino, Miguel Ángel Delgado, Luis Raúl Méndez, Raúl Eduardo Mazur, Pabla Rosanna Chaparro, Graciela Elena Yoverno, Gustavo David Chaparro, Patricia Marcela Saire, Felipa Patrona Rubbatino, Fernando Daniel Montaner y Mariano José Delgado.

Sin embargo, el juicio no lo llevará adelante un tribunal federal de San Martín sino uno de Rosario porque el fiscal general Carlos Cearras planteó la incompetencia al recordar que todos los hechos enumerados tuvieron lugar en aquella ciudad santafesina.

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal confirmó en 2018 la pena unificada de dos juicios de 16 años de prisión por traficar 8400 kilos a México.

Segovia, al final, no fue el «rey de la efedrina». Otro argentin lo superó en el desvío de ese precursor químico a los cárteles mexicanos: Ibar Esteban Pérez Corradi, como arrepentido, confesó haber entregado 11.700 kilos a la célula de los García Mena y Juárez Lima.