Encripdata

Un paso adelante

Falta de mérito para cuatro transas por las muertes con carfentanilo: cómo sigue el caso contra la banda de «Mameluco»

"Dylan", el hijo de "Mameluco" Villalba, que trajo la cocaína mezclada con carfentanilo

La Justicia decretó el martes la falta de mérito de cuatro transas de Puerta 8 por la venta de cocaína con carfentanilo que provocó la muerte a 24 personas el 2 de febrero. El motivo: los camaristas consideraron insuficientes las pruebas porque los acusados no habrían «trabajado» en el turno en el que se comerciaron las dosis mortales. Eso sí: los consideraron parte de la banda de Miguel Ángel Villalba. Es más: apoyados en «escuchas» telefónicas, según el fallo al que accedió Encripdata, apuntaron a «Mameluco» por la combinación mortal del alcaloide con el carfentanilo, un precursor que tiene una potencia de 30 a 50 veces mayor al fentanilo y hasta 10 mil veces más que la morfina. La jueza a cargo del caso todavía no responsabilizó a «Mameluco» por lo sucedido en Puerta 8.

Así, los jueces de la Sala II de la Cámara Federal de San Martín, Alberto Lugones, Marcos Morán y Néstor Barral, dictaron la falta de mérito a Iván David Ávalos, Nicolás Matías Campos, Luis Alberto Rodríguez y Héctor Gabriel Faundez para procesarlos o sobreseerlos por los «delitos de homicidio, agravado por el uso de veneno como método insidioso» y por «homicidio agravado por el uso de veneno como método insidioso en grado de tentativa» (hospitalizados), pero seguirán detenidos porque formaban parte de la organización.

Los transas de Villalba en Puerta 8 estaban divididos en tres turnos, que terminaban a las 3 de la madrugada, a las 11 de la mañana y a las 7 de la tarde, con vales de cierre como contabilidad, que debían reportar a «Mameluco», preso en la cárcel de Rawson, Chubut, o a su hijo Iván Gabriel Villalba, alias «Salvaje», alojado en la Unidad 35 Magdalena.

Como reconstruyó la jueza federal Alicia Vence, a cargo del caso, las dosis con carfentanilo se vendieron entre las 17 hs del 1 de febrero y las 6 hs del 2 de febrero, «registrándose la mayor afluencia de compradores entre las 2 y las 3 de la madrugada». Para cuando la Policía Bonaerense, con Sergio Berni a la cabeza, irrumpió en Puerta 8 ya eran las 13.30. Recién en ese momento se llevaron detenidos a Rodríguez, Campos y Ávalos. A Faundez, en cambio, lo arrestaron más tarde en su casa, de donde secuestraron otras dosis con carfentanilo.

Estos cuatro transas «tuvieron contacto con la druga adulterada» -de hecho Rodríguez, Campos y Ávalos consumieron ese mismo día y hasta fueron hospitalizados-, pero en un «segmento temporal distante de los eventos criminales». De ahí que concluyeron que formaban parte de la banda de «Mameluco» en Puerta 8, pero como vendedores en otro turno. Por eso mismo seguirán detenidos por actividades compatibles con el narcomenudeo.

Existen un quinto transa identificado. Se trata de Mauricio Adrián Balcarce, al que le suspendieron el trámite del proceso, es decir la investigación en su contra, porque «presenta un cuadro compatible con discapacidad intelectual moderada asociada a un trastorno por consumo de sustancias psicoactivas», según los informes del Cuerpo de Peritos y Consultores Técnicos de la Defensoría General de la Nación y del Cuerpo Médico Forense (CMF).

Si bien el 2 de febrero terminó con 24 muertos y 80 internados, a los cinco transas detenidos los acusaron por la muerte de 11 personas y las tentativas sobre otras 20. Con el correr de la investigación, las autoridades determinaron que un hombre fallecido no compró la «droga fea» en Puerta 8 sino «en el barrio Villa del 18», como declaró uno de los familiares, y que una mujer en realidad perdió la vida no por el carfentanilo porque no consumía cocaína sino por un cuadro de coronavirus que llevaba ya siete días.

Para los camaristas son trascendentales las «escuchas» telefónicas que desde el primer día viene publicando Encripdata.

A las 5.07 de la mañana del 2 de febrero, «Chavo» lo alertó a el «Boli»:
-Se re ‘pinchó’ en la villa, amigo, me rompieron todo, boludo… ¿me escuchás?
-Sí, ¿vos estás en el auto?
-Yo estoy en el auto, boludo…
-Haceme un favor.
-¿Adónde estás vos?
-Acá en Marqués, en el telo de Marqués, venime a buscar.
-Yo estoy acá en la entrada de Libertad…
-Dale, dale, hermano, ¿Qué dieron, boludo?
-No sé qué carajo, bocha dieron, boludo, de mercadería.
-Y si eso no había más de la cosa, la tiramos hoy…
-No sé, boludo, pero ni idea, ‘Boli’, imaginate que se empezaron a descomponer, ¿viste?
-Sí.
-Y, bueno, de allá vino el ‘Pachu’ con su banda, compa, y me agarraron, boludo, y estoy todo roto, amigo…
-A ver, pará que llamo a ‘Dylan’.
-Llámalos a todos, compa, vinieron todos enfierrados…

A las 6.20, «Chavo» llamó a Nati:
-¿Qué onda, ‘Chavo’?
-Nada, estoy acá en la villa con el ‘Boli’.
-Ahí me llamó, me llamó el ‘Negro’.
-Sí.
-Y me dijo que no arranque hasta que no me cambien la mercadería, que estaban preparando, me dijo ahora.
-Sí.
-Porque dijo que si sale eso de vuelta va a ser una masacre, allá en Puerta 8 dice que murieron dos.
-¿En Puerta 8 también?
-Sí.
-Y ahí me dijo el ‘Boli’ que no, que descarten eso, que no vendan.

En esa charla a las corridas, los transas hicieron su propia investigación. Querían saber quién había sido el responsable. Necesitaban saber cómo arreglar las cosas. Con sus códigos:
-¿Dijo quién te llevó esa mercadería?
-¿Quién me llevó, quién me trajo?
-Sí.
-Y de acá, que me pasa siempre, ‘la Fabi’.
-Mmmm, sí, porque me dijo: ‘¿No sabes quién le alcanzó? Si dijimos que eso no se podía laburar, dijo, porque ya habían probado con dos y casi pasaron de largo, ¿ te acordás, con ‘Perro’ y ‘Mosqui’?

Pero también los narcos rivales fueron esa misma madrugada a ajustar las cuentas, a «hacer bondi», como le contó Nati a «Faja»:
-¿Qué pasó?
-Por una droga fea que supuestamente largaron en el turno del ‘Chavo’ y le pegaron al ‘Charly’, a ‘Chavo’, a todos y hay una banda que se descompensó, los llevaron al hospital y hay dos que murieron de Puerta 8 por esa porquería y ahora estos los están por ir a buscar a toda la banda de ‘Pachu’ y ‘Chaparro’, así que por eso tu mamá estaba preocupada.
-Sí, con razón el otro día estuvo ‘Charly’ y me había pasado una y yo le mandé mensaje a este y le digo uy…
-Sí, pero yo le dije a la Fabi el otro día que no traigan esa porque habían ido, cuando dieron de probar, fueron dos al hospital, el ‘Perro’ y el otro. ‘No, no, acá no, va a ir a Lavalle’, me dijeron, y se ve que en el turno, como a las 4 de la mañana, dice que le dieron al ‘Chavo’. Ahora hay una banda que está en el hospital, la Adri está en el hospital, la llevaron toda doblada…
-Ah…
-Y por eso empezó todo el ‘bondi’, porque dice que la Adri empezó a doblarse y ahí fue donde ‘Pachu’ y ‘Chaparro’ fueron a hacer ‘bondi’…

Todos ellos hacen rato están identificados. «Chavo«, a cargo del turno, es Gustavo Daniel Acosta. «Charly«, al que le fueron a pegar, es Carlos Alberto Maidana. «Boli» y «Dylan«, los que trajeron la cocaína con carfentanilo, son William Javier Zalazar y Luca Nahuel Baigorria, este hijo de «Mameluco». Hace rato que la jueza Vence procesó a «Mameluco», «Salvaje», «Chavo», «Charly» y «Boli», pero simplemente por actividades compatibles con el narcomenudeo.

«Dylan», mientras tanto, sigue prófugo.

Prófugo dando vueltas por San Martín.

A ocho meses de la explosión del carfentanilo en Puerta 8, la magistrada todavía no se decidió a responsabilizar a la banda de «Mameluco».

Tarde o temprano deberá hacerlo. En una «escucha», el propio «Mameluco» reconoció que sabía lo que podía pasar:
-Estamos acá, supuestamente hay un re ‘bondi’ por esa porquería en todo San Martín.
-Sí, ya sé, me dijeron, yo recién vengo de visita y me enteré todo el ‘bondi’, bolu.
-Sí, sí, está todo el ‘bondi’.
-Todo a la calle, tiraron todo a la cancha lo que estaba para tirar, hicieron todo cagadas.
-Sacaron la droga fea, la sacaron a vender a la mañana
-Son locos, también, eso estaba todo para no tirarlo, estaba todo para guardar, boludo.