Encripdata

Un paso adelante

Soldadito narco a los 16: piden llevar a juicio al hijo de «Dumbo» y otros once transas de Villa Lugano

Piden enjuiciar a "Dumbito" a los 16 años como soldatito narco

Piden enjuiciar a "Dumbito" a los 16 años como soldatito narco. Crédito: Ministerio de Seguridad.

Los fiscales federales Alejandra Mángano y Diego Iglesias solicitaron este viernes enjuiciar a J.M.M., de tan solo 16 años, por actuar como soldadito narco de su papá prófugo, el peruano Raúl Martín Maylli Rivera, alias «Dumbo», líder de la banda que vendía cocaína y marihuana al menudeo en las inmediaciones de la Platea 11, en el sector central del barrio Bermejo, Villa Lugano, y en la villa 1-11-14, Bajo Flores. «Dumbito» no terminó la escuela, pero próximamente deberá enfrentar su primer juicio.

Los investigadores acusaron a «Dumbito» y otros nueve miembros de la organización criminal de «Dumbo» de operar en esas zonas del sur de la Ciudad entre el 16 de noviembre de 2018 y el 16 de junio de este año.

Desde ese día, cuando los policías federales (PFA) realizaron múltiples allanamientos en la ciudad y la provincia para arrestar a sus transas, «Dumbo» dejó el barrio del que supo ser amo y señor por tres años y se ocultó en algún lugar del Gran Buenos Aires que los detectives hasta ahora no pudieron descifrar.

A «Dumbito», los policías porteños lo atraparon el 6 de julio en el el cruce de Oliden y Avenida Fernández de la Cruz, en Villa Lugano.

El juez federal Julián Ercolini lo procesó enseguida como uno de los tantos «marcadores» que usaba «Dumbo» para controlar el territorio.

En la banda de Maylli Rivera, todos tenían roles, según descubrieron los investigadores en un cuaderno secuestrado el 30 de septiembre del 2020 en una casa de Bermejo.

Chaleco: mano armada que custodia a los capos de la organización.

Marcador: encargado de avisar cualquier movimiento extraño.

Pierna: seguridad del vendedor de droga.

Pulpo: vendedor de droga.

Cocina: responsable de fraccionar el «alto» y el «faso».

Y, por supuesto, nombre en código para la droga: «alto» llamaban a la cocaína y «faso«, a la marihuana.

Los fiscales también pidieron llevar a juicio a Arturo Andia Ormeño, alias «Sonrisa»; Renzo Alexis Saval Soria, alias «Puñete»; José Andrés Fernández Muñoz; Kurt Bruno Casanova Chambergo, alias «Bruno»; Roberto Javier Recinas Rojas, alias «Chori»; Nick Gerald Guido Alcalde, alias «Yuju»; Juan Rolando Sono Hereña, alias «Percha»; alias «Lautaro», de 18 años; Noel Palomino Reyes, alias «Kisifur»; Jorge Walter Vázquez; y Víctor Hugo Auccapuri San Miguel.

«Dumbo» aprendió el negocio del narcomenudeo en la villa 1-11-14 de la mano de su compatriota Marco Antonio Estrada Gonzáles, alias «Marcos», sentenciado el año pasado a 24 años de prisión tras una unificación de penas que deberá cumplir hasta el 2033, cuando podrá salir ya con 70 años, demasiado tiempo para pretender conservar intacto a través de «satélites» su poder en el Bajo Flores.

Maylli Rivera, entonces, quiso convertirse en el nuevo «Marcos». Ese fue el plan que pergeñó con su socio, «Bruno», que a pesar de haber sido yerno de Fernando, hermano de «Marcos», se la jugó, terminó con los Estrada Gonzáles y se fue a su lado.

Pero todo terminó a los tiros entre las facciones que obligaron a «Dumbo» y «Bruno» a replegarse a los barrios Mugica y Bermejo.

«Dumbo» y «Bruno», agazapados, concentraron sus fuerzas en dos cosas: hacer plata y sumar soldaditos. Plata para resistir y soldaditos para contraatacar. Así se sumaron «Sonrisa», «Puñete», «Kisifur», «Tincho», «Brighton», «Matu», «Alexis», «Rollinga», «Pañal», «Jota Jota», «Yuju», «Chori», «Percha», «Tamir», «Tirri», «Papucho», «Górgori» y más.

Pero los vecinos, cansados de los tiroteos, lograron que las cámaras de televisión irrumpieran donde no habían entrado las fuerzas de seguridad.

Algunos cayeron, otros escaparon. Pero no por siempre: Derlis Javier Sosa Briyez fue detenido el miércoles en Liniers.

Más temprano que tarde caerá «Dumbo», con precio por su cabeza, unos 5 millones de pesos ofrecidos por el Ministerio de Seguridad.