Barakat quiere un juicio abreviado para volver a operar en la triple frontera

Assad Ahmad Barakat quiere un juicio abreviado

Assad Ahmad Barakat quiere un juicio abreviado. Crédito: Encripdata.

La fiscal Irma Llano realizó esta semana la acusación formal contra Assad Ahmad Barakat por la «producción mediata de documentos públicos de contenido falso y uso de documentos públicos de contenido falso«, pero podría salir de la cárcel antes de lo esperado.

Según los artículos 251 y 252 del Código Penal Paraguayo, «será castigado con pena privativa de libertad de hasta tres años o con multa el que hiciera dejar constancia falsa de declaraciones, actos o hechos con relevancia para derechos o relaciones jurídicas en documentos, libros, archivos o registros públicos» en concordancia con el artículo 29 sobre la autoría del hecho.

Sin embargo, Encripdata pudo saber que Barakat, considerado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos como «tesorero» del Hezbollah en América Latina, pidió un juicio abreviado: reconocer la culpabilidad a cambio de ser condenado a solo dos años de prisión en suspenso. De esta manera, podría regresar a las calles de la triple frontera para volver a colaborar con el Partido de Dios.

Experto en finanzas, Barakat cubrió muy bien sus pasos: los investigadores no pudieron encontrar ni un solo bien a su nombre para poder analizar si, documento falso mediante, había obtenido un beneficio patrimonial que posibilitara aumentarle la pena en expectativa.

Pero el fiscal Alberto Nisman nombró a Barakat en un dictamen de 2009 por su relación con un imputado por el atentado del 18 de julio de 1994 en la sede de la AMIA, en el que perdieron la vida 85 personas: «Otro de los comerciantes, miembro de Hezbollah, cuyas actividades han coadyuvado al financiamiento de la agrupación, resulta ser Assad Ahmad Barakat, quien se encontraba vinculado con el imputado Samuel Salman El Reda».

Encripdata tuvo acceso a un documento secreto de la exsecretaría de Inteligencia (AFI) sobre las 16 veces que Barakat habló por teléfono con Samuel Salman El Reda entre octubre de 1993 y junio de 1994: después del atentado en la Embajada de Israel y antes de la voladura de la AMIA. Nisman exigió la captura internacional de Salman Raouf Salman, verdadero nombre de «El Reda», como autor ideológico, pero no de Barakat.

Pero, en aquel momento, la pista sobre Barakat se perdió porque los investigadores solo buscaban a los autores materiales o ideológicos del atentado y no de financistas de organizaciones dependientes del Hezbollah.

En marzo, en la audiencia preliminar, la fiscal deberá decidir si acepta la propuesta de juicio abreviado. Más temprano que tarde, la pista de Barakat, tal vez la única directa con Salman y el atentado de la AMIA, volverá a perderse. Quizás esta vez sea para siempre.