De Argentina y Bolivia a México: los pilotos de los 1230 kilos de cocaína pasarán 9 años en prisión

México condenó a los pilotos bolivianos del narcojet

México condenó a los pilotos bolivianos del narcojet. Crédito: Sedena.

Un juez federal condenó a los dos pilotos bolivianos que habían sido reducidos el 29 de enero de 2020 por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) cuando pretendían descargar 1230 paquetes de cocaína en el Aeropuerto Regional de Mahahual, Quintana Roo, sureste del país.

Se trata de Aldo López Matienzo, de 52 años, y Miguel Ángel Blásquez Vallejos, de 44, que recibieron 9 años y dos meses de prisión, según anticipó el periodista Rubén Mosso en Milenio. El juez además ordenó el decomiso del narcojet matrícula N18ZL.

Todo comenzó el martes 28 de enero a las 5 de la mañana cuando los pilotos despegaron desde el Aeropuerto Internacional Martín Miguel de Güemes, provincia de Salta, norte de la Argentina, con destino final, al menos el informado, a Cozumel, sureste de México.

Al día siguiente, elementos de la Sedena forzaron a López Matienzo y Blásquez Vallejos a aterrizar en Mahahual. Ya en tierra, los redujeron, secuetraron la avioneta y aseguraron el cargamento: eran 1230 paquetes de cocaína de un kilo cada uno.

Con la noticia caliente, el fiscal de Delitos Complejos de Salta, Ricardo Toranzos, con la colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), pudo reconstruir que la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Aduana habían revisado dos veces la avioneta antes de despegar con resultado negativo. La droga no se había cargado allí.

Tomás Monasterio, diputado de la Unidad Democrática de Bolivia (UD), sorprendió al denunciar que el piloto Blásquez Vallejos era pariente de Dora Vallejos, alias «reina del norte», a la que la Fiscalía de Santa Cruz de la Sierra acusó de lavado de activos: tenía a su nombre 57 propiedades y 19 vehículos.

A esa revelación le siguió la detención por parte de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) de varios empleados del aeropuerto de Guayaramerín luego de comprobar que los pilotos habían hecho allí la escala para cargar los 1230 paquetes de cocaína y llenar el tanque de combustible.

Así, tras solo un año de investigación, un juez federal condenó a los pilotos que hicieron un «rulo» entre la Argentina y Bolivia para intentar coronar una tonelada de cocaína en México. Eso sí: ni siquiera ante la inminente pena se animaron a confesar para reducir la condena de pasar varios años tras las rejas en un país que no era el suyo. Solo ellos saben quién los contrató, quién era su jefe, quién era el verdadero dueño de la droga.